“En momentos de incertidumbre y crisis causada por la pandemia, el rol del Estado Local es fundamental, debiendo promover programas y proyectos capaces de dar respuesta a los grupos vulnerables, afectados por tal situación.

Así, el trabajo mancomunado entre las diferentes instituciones, estado y sociedad civil, se hace necesario y fundamental. Este abordaje integral genera una sinergia positiva que ayuda a dar respuesta rápida y eficaz a los sectores que más lo necesitan.

Las acciones realizadas por los gobiernos locales se enfocan en el cuidado de grupos vulnerables, brindándoles una atención especial: las medidas de prevención enfocadas en adultos mayores, grupos de riesgo y las acciones de apoyo a personas en situación de calle resultan prioritarias. Asimismo, atento a la emergencia sanitaria y a la necesidad de priorizar la seguridad alimentaria, los gobiernos redoblan su esfuerzo e implementan nuevas estrategias para dar respuesta a la demanda creciente de alimentos. Las estrategias de aislamiento barrial, por un lado relajan la vida en el interior de los barrios, pero por el otro de algún modo los aísla del resto de la ciudad, para prevenir contagios.

Acciones de ayudas financieras, exenciones impositivas y fondos específicos para personas y pequeñas empresas que se han visto afectadas por la pandemia, complementan las acciones locales. Preocupación similar merecen las personas víctimas de violencia de género, para lo cual los gobiernos locales realizan medidas específicas a fin de brindarles protección, alimentación y atención integral a éste grupo vulnerable”.

(Fuente: IERAL)