La cadena de restaurantes reconocida mundialmente, Bagatelle, inauguró unanueva sede de su bistró en Buenos Aires, en el Hipódromo de Palermo

El bistró francés, Bagatelle, abrió sus puertas en Buenos Aires en su versión más tradicional y sofisticada, en un espacio espectacular dentro del nuevo polo gastronómico del Hipódromo de Palermo, ubicado en – Av. del Libertador 4101- . El restaurante es la fusión de un servicio impecable, decoración chic, un menú clásico, y un ambiente cargado del magnetismo que hizo célebre a Bagatelle en el mundo.

Además de Nueva York y ahora Buenos Aires, Bagatelle es un éxito en Ibiza, Miami, Londres, St Barth, Saint-Tropez, Dubai, Rio de Janeiro, Sao Paulo y Punta del Este.

En cuanto a la cocina, el chef encargado de Bagatelle Buenos Aires es Sebastian Carci, que, con un menú reconocido mundialmente con los platos destacados como los Gnocchi à la Parisienne, el Poulet Rôti el Truffée (pollo marinado y asado con hierbas y trufas, batatas rústicas con hongos) y el Tartare de Thon Bagatelle (tartar de atún, palta, vinagreta de jalapeño y chips de mandioca), marca su impronta en la carta del restó de Argentina. No menos famosa que la cocina, es su coctelería; Ramiro Locaso es el responsable del bar, y Bagatelle tiene sus propios clásicos, como Moscow Mule (vodka, limón, espuma de jengibre) y el St. Mash (Bourbon, Cordial de Jengibre y Melón, Lima, Miel, Angostura).

El concepto del proyecto es el mismo en todo el mundo: paredes blancas, sillas, sillones, una estética que emula un departamento parisino, arte en las paredes, flores, velas, gente bien vestida. Todas las mesas son igual de buenas en cuanto a su ubicación, de todos lados se puede ver a todos y el formato es de cuadrados o rectángulos.

El proyecto, del Arquitecto Gilberto Criscuolo, presenta una decoración franco-inglesa. Sus lujosos muebles, compuestos de madera, asientos capitonné y motivos florales, se encuentran entre un diseño clásico francés más dominante estampado en las lámparas y columnas de cristal.

Bagatelle es una casa de champagne, platos trufados, y caviar. Abre sus puertas al público de martes a domingos, a partir de las 20 horas. Los días lunes, que permanece cerrado, puede utilizarse para eventos sociales y empresariales como, cumpleaños, presentaciones de producto, casamientos, etc.

Su impronta: buena cocina, buen ambiente y celebración! Llegó Bagatelle a Buenos Aires.