Randstad, líder global en servicios de Recursos Humanos, dio a conocer las 5 claves que su equipo de especialistas en reclutamiento y gestión del talento identificó como las más relevantes para afrontar la contratación de nuevos colaboradores en tiempos de pandemia. Habilidades para el trabajo remoto, preocupaciones sobre la seguridad sanitaria en el ámbito laboral, el onboarding y la inducción a distancia, la interacción con colegas y la gestión de la privacidad son los principales factores que el contexto de pandemia suma como desafíos adicionales para las empresas que incorporan nuevo personal a su dotación.

Si bien el impacto del Covid-19 ha resentido en gran medida el mercado del trabajo, existen compañías que, ya sea por dedicarse a actividades esenciales, por haber intensificado su actividad durante la pandemia o por encontrarse en fase de expansión, se ven en la necesidad de incorporar nuevos empleados en medio de esta situación tan inusual de aislamiento. En este contexto, muchas organizaciones se encuentran contratando talento sin haber tenido una instancia previa de entrevista presencial para conocer al candidato y muchos candidatos temen cómo será su inicio desde casa o desde un nuevo espacio de trabajo que los obliga a salir de la seguridad del aislamiento preventivo y obligatorio, según sea el caso.

“En medio de un clima generalizado de preocupación y temor frente a lo desconocido, la organizaciones que incorporan personal deben ser capaces de generar confianza por parte de sus nuevos colaboradores en relación a la seguridad de los ámbitos laborales y al manejo de información de salud, así como establecer mecanismos para que el distanciamiento y la virtualidad no afecten el sentido de pertenencia e identificación del nuevo talento”, sostuvo Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.

Según el equipo de expertos de Randstad, estas son los 5 factores clave para entender los desafíos que trajo la pandemia al reclutamiento de nuevos colaboradores:

   1. Considerar las habilidades adicionales necesarias para el trabajo remoto

Tomando en cuenta que muchos colaboradores posiblemente deban trabajar desde sus hogares –parcial o totalmente-, es importante que los reclutadores tengan en cuenta aquellas habilidades adicionales que un candidato debe reunir para desempeñar su tarea exitosamente en forma remota. Autonomía, automotivación, proactividad, orientación a resultados y habilidades para la comunicación interpersonal, son solo algunas de las competencias a incluir en el perfil de búsqueda y a evaluar al momento de las nuevas incorporaciones.

   2. Tener en cuenta las preocupaciones sobre la seguridad sanitaria

Aun cuando muchos empleados puedan teletrabajar, habrá otros que deban asistir inevitablemente a la oficina, planta, local o ámbito de trabajo. En estos casos, es importante visualizar que el contexto de pandemia genera temores y preocupaciones en las personas que los empleadores deberán tomar en cuenta para implementar protocolos de distanciamiento físico, turnos para administrar la ocupación de espacios, rutinas de higiene y limpieza permanentes, limitaciones de circulación y de uso del transporte público, seguimiento de indicadores de salud y otras medidas para dar seguridad y generar confianza en sus trabajadores.

   3. Asegurar las condiciones del onboarding y la inducción

En medio de las restricciones que impone la pandemia, muchas incorporaciones de personal se darán de manera virtual, sumando complejidad al proceso de onboarding e inducción de los nuevos colaboradores. El distanciamiento y la imposibilidad del contacto cara a cara hacen necesario que se extremen las medidas para que los primeros días en un nuevo trabajo sean una experiencia enriquecedora, que permita a los nuevos colaboradores tomar contacto –aún a la distancia-, con la cultura y los valores de la organización.

   4. Fomentar la interacción entre colegas

Incluso, en trabajadores remotos, la interacción entre colegas resulta crucial para el buen funcionamiento de los equipos y el desempeño del nuevo talento que se incorpora a la organización. Esta es una buena oportunidad para ser creativos y generar nuevas formas de contacto y relacionamiento como happy hours virtuales, clubes de lectura o clases de gimnasia o yoga online, así como otras actividades que ayuden a desarrollar los vínculos entre colegas. Un buen mix entre interacciones formales dentro del marco de trabajo y estas nuevas actividades de relacionamiento más informales que buscan reemplazar la socialización de oficina, resulta clave para crear sentido de pertenencia en los nuevos colaboradores.

   5. Asegurar la privacidad y el tratamiento de datos personales

Si bien el cuidado de la salud y la seguridad sanitaria son hoy factores primordiales en cualquier espacio de trabajo, esto no tiene que avanzar sobre la privacidad de los colaboradores y el tratamiento de su información personal. Aunque es una buena práctica incluida en todos los protocolos de salud y seguridad ocupacional derivados de la pandemia, el relevamiento de indicadores de salud y el rastreo de contactos implican para las organizaciones la obligación de asegurar la privacidad de la información médica y el resguardo de los datos sensibles de sus trabajadores.

“En tan solo un par de días debimos cambiar procesos, formas de trabajo y rutinas, dejando nuestras oficinas para pasar a trabajar en modo home office o con reglas estrictas de cuidado y distanciamiento social, en un ejercicio extremo de flexibilidad y capacidad de adaptación sin precedentes. Reclutar talento en este contexto plantea nuevos desafíos que probablemente se sostengan cuando la cuarentena termine, ya que muchas cosas no volverán a ser como antes en el mundo del trabajo”, agregó Andrea Ávila, CEO de Randstad para Argentina y Uruguay.