La Embajada de Japón festejó la primera fiesta nacional de la era Reina en homenaje al Natalicio del nuevo Emperador Naruhito.